La CPI o la UA: ¿Quién puede asegurar la justicia a las víctimas africanas?

Désiré Y. Assogbavi es un defensor de los derechos humanos, abogado y analista político de la Oficina Internacional de Oxfman de la Unión Africana.
Désiré Assogbavi, defensor de los derechos humanos
En esta entrevista, el defensor de derechos humanos, abogado y analista político togolés Désiré Assogbavi rompe con falsos mitos sobre la Corte Penal Internacional (CPI) y la Unión Africana, explicando las razones por las que apoya las investigaciones de la CPI en África.

He pasado muchos años de mi carrera profesional trabajando en la defensa de los derechos humanos y la justicia. Primero como fundador y presidente de Juris-Club, después como comisario en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos tras mi elección por el Parlamento de Togo, después como parte del equipo de la región de África en la Coalición por la Corte Penal Internacional en Nueva York, entre otros. El conflicto entre la Unión Africana y la Corte Penal Internacional me interesa por muchas cuestiones pero especialmente como africano y como abogado defensor de los derechos humanos; por eso me gustaría reflejar en este artículo algunas reflexiones personales sobre los diferentes episodios de la serie “CPI contra la UA."

 

Nociones básicas de la Corte Penal Internacional

La creación de la Corte Penal internacional representó un paso crucial en los esfuerzos del hombre para hacer un mundo más justo. La Corte se creó por un tratado internacional, el “Estatuto de Roma”, adoptado en 1998 que entró en vigor en 2002. La CPI se encarga de los crímenes más graves, es decir, el genocidio, los crímenes de guerra, de lesa humanidad y el crimen de agresión, pero sólo cuando los Estados no pueden o no tienen la intención de juzgar este tipo de crímenes. La Corte puede actuar por medio de diferentes vías: un Estado Parte puede solicitar  la intervención de la CPI, la Fiscal puede decidir el incio de una investigación o el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas puede remitir un caso a la CPI. El Estatuto se aplica de forma igualitaria para todas las personas, sin distinción de la autoridad o cargo que ostenten. En particular, de acuerdo con el artículo 27 del Estatuto de Roma, los Jefes de Estado o de Gobierno, los parlamentarios, miembros de gobierno, representantes electos o funcionarios del gobierno no estarán exentos de responsabilidad penal. .

 

El papel de África en la CPI

África es el bloque geográfico con mayor representatividad en la CPI. 124 países forman parte del Estatuto de la Corte Penal Internacional: África: 34, Asia y el Pacífico: 19, Europa del Este: 18, Latinoamérica y el Caribe: 28, Europa Occidental y otros: 25. Los Magistrados de la Corte también provienen de todas las regiones del mundo. De los 18 magistrados de la Corte, 4 son africanos: Kenia (Vicepresidente), Nigeria, RDC y Botswana. Además, la propia Fiscal de la Corte es de Gambia.

 

¿Está la CPI sólo apuntando a África o a líderes africanos?

Hasta la fecha, la CPI tiene investigaciones abiertas en 9 países, 8 están en África: Uganda, RDC, Sudán, RCA, Kenia, Libia, Costa de Marfil y Malí. Esto demuestra claramente que la CPI opera de forma primordial en África, pero también es igual de cierto que África no es el único continente en el que se cometen crímenes graves. Pero, ¿cómo y porqué se ha producido esta concentración de casos de la CPI en África?

En primer lugar, fue el Presidente de Uganda,Yoweri Museveni, quién remitió por primera vez la situación del Norte de Uganda a la CPI en enero de 2004 contra su oponente Joseph Kony y el Ejército de Resistencia del Señor, un brutal grupo armado que actuaba en la zona. Después, el gobierno de la RDC, con el Presidente Joseph Kabila a su mando, remitió la situación de su país a la CPI. Ésta fue seguida por el Gobierno de la República Centroafricana (RCA) y Malí, que remitieron por sí mismos la situación de sus respectivos países a la CPI. En 2003, antes de haber incluso ratificado el Estatuto de Roma, el gobierno de Laurent Gbagbo había reconocido oficialment la jurisdicción de la Corte en su país, Costa de Marfil.

En resumen, los gobiernos de cuatro de los 8 países africanos investigados remitieron la situación de sus respectivos países ante la CPI (Uganda, RDC, RCA, y Malí). Por iniciativa propia, la Fiscalía de la CPI abrió investigaciones en 2 países, con la completa cooperación de éstos (Kenia, y Costa de Marfil) y el Consejo de Seguridad de la ONU remitió a la Corte otros dos casos (Sudán y Libia).

Queda por tanto claro que fueron los líderes africanos los que acudieron en primer lugar a la CPI (la mayoría contra sus oponentes políticos) y no fue la Corte, como se nos quiere hacer creer, la que los señaló, pero ¿por qué? ¿por qué al día de hoy están en contra de la CPI?

 

¿Malinterpretaron los líderes africanos la misión y objetivos de la CPI?

En 2004, el Presidente Museveni llevó ante la Corte a su oponente Joseph Kony y al Ejército de Resistencia del Señor. Pero durante las investigaciones se descibrió que el ejército nacional de Uganda también había cometido crímenes recogidos en el Estatuto de Roma y bajo jurisdicción de la CPI, y cuando la Corte empezó a considerar la posible participación del Presidente Museveni, éste expresó su desagrado y la CPI se convirtió en el enemigo.

En 2003, antes incluso de ratificar el Estatuto de Roma, el gobierno de Costa de Marfil, con Laurent Gbagbo a su cabeza, reconoció la jurisdicción de la CPI en su país para atacar a sus adversarios políticos. Pero el poder cambió de bando. El Presidente Allassane Ouatarra entregó a Gbagbo ante la CPI en base al reconocimiento firmado por el mismo Gbagbo.

En 2004, el Presidente Joseph Kabila utilizó a la CPI para librarse de presuntos criminales, pero se sorprendió al ver que varios de sus adversarios políticos como Jean Pierre Bemba también fueron llevados ante la CPI en un caso relacionado con la RCA.

En 2004, el gobierno de Francois Bozize presentó un caso ante la CPI por la presunta comisión de crímenes de guerra y lesa humanidad en el contexto de violencia de la RCA entre 2002 y 2003

Así que, en realidad sólo los casos de Sudán y Libia  han sido investigaciones iniciadas por la comunidad internacional. ¿Está la CPI actuando contra África o contra los líderes africanos? ¡Juzguen por ustedes mismos!

 

Pero ¿porqué la CPI no se ocupa de otros casos?

A pesar de todo lo expuesto, es bueno hacerse esta pregunta. Personalmente apoyo todas las investigaciones de la CPI en África porque los africanos inocentes han sido masacrados por otros africanos con el apoyo y beneplácito de otros africanos, sin disticnción entre Jefes de Estado, Vicepresidentes u otros altos cargos. Sus cargos oficiales no le confieren el derecho a masacrar a sus ciudadanos. De hecho, la CPI no reconoce el estado oficial a nadie, todos son tratados de forma igualitaria, en una aproximación innovadora y progresista de la Corte en favor a las víctimas.

¿Por qué la CPI se retrasa en la toma de deciones y en acciones en favor de las víctimas de Irak, Palestina, Siria y Afganistán? (Incluso en aquellos países que están bajo investigación preliminar). Las respuestas a esta pregunta desafortunadamente no nos van a gustar: Por qué estos países no son Estados Partes del Estatuto de Roma, o porque algunos Estados poderosos decidieron ejercer su derecho a veto ante el Consejo de Seguridad de la ONU. De hecho, sólo dos de los 5 miembros permanentes en el Consejo de Seguridad de la ONU son Estados Partes s la CPI: Francia y el Reino Unido.

Muchas preguntas sin respuesta sobre la CPI: ¿Por qué la CPI siempre se centra en los "perdedores" y no en los "vencedores" de los conflictos armados quiénes seguramente también sean culpables de crímenes graves como en Costa de Marfil y quizás la RCA y la RDC? ¿Por qué sólo el Consejo de Seguridad de la ONU tiene el poder para remitir casos a la Corte e incluso paralizar investigaciones en marcha ante la CPI a pesar de que el Consejo es una de las instituciones más desiguales y menos representativas de nuestro mundo? ¿Por qué se oponen a que la Asamblea General de la ONU pueda ejercer ese mismo poder?

Estas preguntas y muchas otras hacen perder credibilidad a la CPI, pero ¿quiénes son los reponsables y cómo se puede corregir?

 

¿Una retirada masiva de la CPI por parte de los Estados africanos?

La CPI tiene problemas, es cierto, pero no creo que esos problemas justifiquen todas las acusaciones vertidas contra la Corte por parte de la Unión Africana. En la actualidad, se están cometiendo actrocidades en África, los africanos están siendo masacrados por otros africanos y hasta la fecha no hay ningún mecanismo que pueda utilizarse para castigar a los autores de estos terribles crímenes ni que pueda garantizar justicia a las víctimas de crímenes internacionales. En lo que respecta a África, la CPI es el único mecanismo judicial efectivo al que puede recurrirse para juzgar este tipo de crímenes.

La denominada “estrategia de retirada masiva” de la UA es más bien un documento que refleja las quejas y peticiones de la Unión Africana a la CPI. En él se plasma el reclamo de que la CPI se centra única y exclusivamente en líderes africanos, la cuestión de la inmunidad de los Jefes de Estado y la petición de los Estados Africanos a la Unión Africana de suspender los casos contra los líderes sudaneses y keniatas. Este documento, aprobado en la última Cumbre de la Unión Africana, también incluye el estudio de la posibilidad de establecer juicios nacionales en el supuesto de eventuales retiradas de los Estados Partes de la Corte. Esta “retirada masiva” del Tratado es un uso erróneo del lenguaje. No existe este término en el derecho internacional. La Unión Africana puede estar siendo únicamente utilizada como instrumento político para presionar y forzar cambios en la CPI.

¿No debería ser la CPI una herencia común que nos ayudase a crear un mundo más justo? Todas las naciones, incluídas las africanas y sus aliados, deben trabajar de forma conjunta para mejorar la CPI. Abandonarla o dejarla no debería ser una opción y estoy encantado de que varios países africanos hayan mostrado sus discrepacias con la mal llamada “estrategia de retirada masiva” durante los debates de la Cumbre de la UA. Acabo de saber que Gambia, que había declarado previamente que abandonaría la CPI, ha cambiado su opinión. El gobierno acaba de informar a las Naciones Unidas que Gambia continúa siendo un Estado Parte del Estatuto de Roma. ¡Buenas noticias!

Una retirada masiva de los Estados africanos de la CPI sería una vergüenza, un desprecio terrible a las miles de víctimas africanas y el apoyo a los criminales y sus partidarios, sé que no pasará.

 

La Corte Africana de Derechos Humanos y dlos Pueblos: ¿una solución africana?

El mensaje de “Soluciones africanas para problemas africanos” es un bello mensaje pero sólo me convencerá si se cumplen dos condiciones: 1) la cuenta de la solución africana debe ser pagada por África (les recuerdo que África no ha pagado los costes del juicio contra Hissène Habré) y 2) los estándares de justicia internacional y derechos humanos deben aplicarse por que los derechos humanos y los principios de la justicia internacional no entienden de nacionalidades o identidades regionales. Son simple y llanamente universales.

Habiendo dicho esto, quiero también aclarar que, mientras se haga justicia de forma justa y efectiva, no importa de dónde provenga. Pero la realidad es que la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos es al día de hoy sólo una “promesa” de jurisdicción penal. Esto significa que en la actualidad la Corte no tiene jurisdicción sobre los crímenes internacionales, y no veo que exista ninguna voluntad política de que así sea a corto plazo. 20 años después de la adopción del Protocolo que estableció la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (que repito no tiene jurisdicción penal) sólo 30 Estados africanos de 54 la han ratificado. Es más, la enmienda del protocolo por la que se le atribuye jurisdicción penal no ha sido ratificada por ningún Estado Africano, 2 años después de su adopción en Malabo. Lo peor es que el protocolo de Malabo asegura la inmunidad de los Jefes de Estado durante su mandato. Creo que estas disposiciones son una “autorización para matar” para quienes estén al mando y que “fomenta” que se aferren al poder para estar protegidos por esta inmunidad. La idea es clara: Retirarse de la CPI en favor de un tribunal africano que no estaría capacitado para juzgar y castigar a los autores de los crímenes más graves de la humanidad es claramente una forma de garantizar la inmunidad y supone el abandono de las víctimas. Esto iría en contra del acta de constitución de nuestra Unión Africana.

Os invito tambien a leer otras entrevistas sobre la CPI en Radio France Internationale y el Le Monde en los siguientes enlaces:

La Unión Africana y la CPI: crónica de un divorcio anunciado (enlace en francés)

Quiere África acabar con la Corte Penal Internacional ?

Por favor comenta tu opinión en nuestro blog o por email: assogbavi@me.com

Désiré Assogbavi ies el fundador Jefe de la Oficina Internacional de Oxfam en la Unión Africana (AU) en Addis Ababa, Etiopía y Representante Permanente de la Oxfam International Confederation en la UA desde 2009. Entre su trayectoria previa, Assogbavi trabajó para Oxfam Gran Bretaña durante cuatro años como analista político Senior Panáfricano (2006–2009) y previamente coordinador del Equipo africano de la Coalición para la Corte Penal Internacional n Nueva York desde 2001 a 2006. Ha publicado y presentado artículos e informes sobre numerosas temas, también la justicia internacional, la UA y la política africana.