El sistema del Estatuto de Roma para crear conciencia y prevenir el genocidio

Foto de Rev. Wilfredo Benitez para Orange County for Darfur
Gracias al sistema de justicia internacional del Estatuto de Roma, hoy el mundo cuenta con mejores herramientas que nunca para investigar, juzgar y prevenir el genocidio. Pero los gobiernos aún tienen mucho por hacer para asegurar que este sistema funcione efectivamente.

El Mes de Concientización y Prevención del Genocidio es un momento importante para reflexionar sobre el crecimiento de la justicia internacional y su papel en la prevención del genocidio. Echemos un rápido vistazo a cómo el crimen de genocidio llegó a ser incluido en la jurisdicción de la primera Corte Penal Internacional (CPI) permanente del mundo para comprender mejor cómo los Estados, la sociedad civil y todos los miembros de la comunidad internacional pueden maximizar el Estatuto de Roma como un instrumento clave para poner fin al genocidio.

Definiendo el genocidio

No fue sino hasta después de la Segunda Guerra Mundial (2GM) que la comunidad internacional tomó conciencia del alcance de las atrocidades masivas que ocurrieron a manos de los nazis. En ese momento, los elementos de estos crímenes, incluida la forma en que fueron cometidos, no se ajustaban a lo que se describía en la definición existente de crímenes internacionales.

Para describir y comprender mejor lo que estaba sucediendo a manos de los nazis durante la 2GM, así como para abordar episodios anteriores de asesinatos masivos, el abogado polaco-judío y activista Raphael Lemkin acuñó el concepto de "genocidio". El concepto reflejaba una diferencia clave en los patrones de asesinatos masivos, diferenciando la intención de destruir sistemáticamente un grupo nacional, racial o religioso específico.

La defensa de Lemkin ayudó a impulsar las discusiones que culminarían en la Convención de Genocidio de las Naciones Unidas (ONU) de 1948, que creó una cultura jurídica internacional que reconoce la comisión del genocidio como un crimen más allá de cualquier justificación. Medio siglo después, y en gran parte respondiendo a la continua perpetración de atrocidades durante los conflictos en Ruanda y la ex Yugoslavia, el Estatuto de Roma de 1998 proporcionó la herramienta que finalmente podría hacer posible un compromiso internacional compartido contra el genocidio en la práctica.

 

El genocidio antes del sistema del Estatuto de Roma

A pesar de la resolución de la comunidad internacional inmediatamente después de la 2GM, la promesa del "nunca más" pronto se disolvió con varios ejemplos de lo que fue o podría ser un genocidio durante la segunda mitad del siglo XX.

Gran parte de esto se puede atribuir a las dificultades para captar la compleja naturaleza del genocidio e identificarlo mientras sucede. La negación de los gobiernos directamente vinculados a casos de genocidio ampliamente reconocidos ha obstaculizado esta tarea.

Más allá de la resistencia a la definición misma, ha habido una tendencia a tratar el genocidio como un término políticamente cargado dado el pedido de la Convención de Genocidio para lograr una acción internacional, y a veces una intervención militar, como respuesta. Durante años, los políticos evitaron comprometerse y comprometer a sus militares para prevenir o intervenir en situaciones de genocidio. Las situaciones en las que los tribunales temporales de las Naciones Unidas y tribunales híbridos han tenido jurisdicción sobre el genocidio ocurrieron durante este período de inacción, incluido el genocidio camboyano, el genocidio ruandés y el genocidio bosnio.

Se hizo evidente por los patrones y la frecuencia del genocidio después de la 2GM que la comunidad internacional necesitaba un conjunto diferente de herramientas para una respuesta eficaz y compartida capaz de llevar al genocidio al verdadero "nunca más" que sus primeros defensores previeron.

 

El genocidio en el sistema del Estatuto de Roma

El Estatuto de Roma de 1998 y la CPI ofrecen un marco permanente para que los Estados investiguen y procesen el genocidio cometido desde 2002. Al incorporarse en su totalidad a las leyes nacionales de los Estados, el Estatuto de Roma proporciona una serie de instrumentos para garantizar que la justicia y la rendición de cuentas en casos de genocidio no queden entre las grietas.

Como Corte de último recurso, la Corte Penal Internacional da a sus Estados miembros el liderazgo en la investigación y enjuiciamiento de los crímenes principales, incluido el genocidio. Sólo cuando los Estados no están dispuestos o no pueden hacerlo, la CPI intervendrá activamente. Dado que no cuenta con una fuerza de acción propia, la Corte se basa en el modelo de cooperación del Estatuto para mantener el papel central de los Estados para responder y prevenir el genocidio.

El Estatuto de Roma también proporciona una vía para la rendición de cuentas a través del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU), pero que dicha vía se utilice para promover el fin de la impunidad en los casos de genocidio dependerá de la voluntad política de los Estados. Si el CSNU encuentra que una situación en un territorio de un Estado no perteneciente a la CPI implica crímenes definidos en el Estatuto, el CSNU puede dar a la CPI jurisdicción sobre la situación. Es similar en el ámbito de la labor de las Naciones Unidas en el caso de ayudar a financiar y cooperar en las situaciones que se refieren, pero esto aún no ha sucedido.

La jurisdicción para la orden de arresto de 2010 de la CPI contra el presidente de Sudán, Omar al-Bashir, que dio a la CPI sus primeros cargos por genocidio, vino de la Resolución 1593 del CSNU. La resolución de marzo de 2005, al referir una situación en la región de Darfur de un Estado no miembro de la CPI para su investigación, cita el papel de la responsabilidad en la promoción de la sanación, la reconciliación y la paz duradera después de la guerra civil sudanesa.

Los tres cargos de presunto genocidio contra al-Bashir (1) Genocidio por asesinato. (2) Genocidio causando graves daños corporales o mentales. (3) Genocidio al infligir deliberadamente a cada grupo objetivo - en este caso los grupos pro-rebeldes Fur, Masalit y Zaghawa - condiciones de vida calculadas para provocar la destrucción física del grupo.

En 2016, la Fiscal de la CPI anunció un examen preliminar de una situación post-electoral en Gabón, basada en una remisión del gobierno que alegaba incitación al genocidio. Los exámenes preliminares, así como las declaraciones públicas del Fiscal sobre los crímenes que tienen lugar en el marco del Estatuto de Roma, han surgido como herramientas poderosas para advertir a los Estados de las consecuencias que se producirán si no se abordan esas situaciones de manera que incluyan una auténtica rendición de cuentas.

 

Luchando hoy contra el genocidio.

A pesar del extraordinario progreso del sistema del Estatuto de Roma, aún queda mucho por hacer. La inacción de varios Estados miembros de la CPI con la oportunidad de arrestar a al-Bashir en los últimos años pone de manifiesto en última instancia la apropiación que el Estatuto de Roma da y espera de toda la comunidad internacional, incluido el CSNU, en la lucha contra el genocidio.

La sociedad civil tiene su propio papel para jugar asegurando que los Estados tengan éxito en esta importante misión para ellos y, en última instancia, para todas las personas.

Los grupos de la sociedad civil han sido importantes defensores de la cooperación efectiva entre la CPI, los Estados y el CSNU para erradicar toda cultura persistente de impunidad en torno al genocidio. El acceso a Sudán sigue estando en gran medida bloqueado por los actores internacionales, y las fuerzas políticas protegen a los jefes de Estado de la rendición de cuentas. Pero, ya sea por el seguimiento de los viajes de al-Bashir a través de los territorios de los Estados, o la celebración de manifestaciones de la diáspora en la capital de Estados Unidos, grupos como el  International Justice Project y el Darfur Women Action Group recuerdan a los Estados que deben llevar el manto de justicia y paz a las víctimas de las peores atrocidades en Darfur.

El genocidio podría ser comprendido a través de la historia de su definición, describiendo lo que hasta el final de la 2GM - y en el período posterior - muchos no podían, o aún no podrían nombrar. O tal vez las realidades del genocidio sólo pueden ser apreciadas a través de las reconocidas experiencias en curso de los Yazidis en Irak, o la preocupación abierta del ex jefe de la ONU por Sudán del Sur al final de su mandato.

Para cumplir con nuestra promesa compartida de que esto no volverá a ocurrir, debemos comenzar a hacer a nuestros gobiernos responsables por la inacción en el sistema del Estatuto de Roma, que es regularmente la única esperanza para los sobrevivientes y potenciales víctimas de genocidio en un mundo reprimido por la impunidad.